Jaume Munar, un año de ensueño en Manacor

En un año inolvidable, Jaume Munar ha logrado ubicarse en la élite del tenis mundial gracias a sus tres títulos en el circuito Challenger, a sus primeras presencias en cuadros finales de Grand Slam y a victorias de gran prestigio que le han posicionado entre los 100 mejores del planeta. En esta entrevista repasa su año en el Challenger Tour así como su primer aniversario como jugador de la Rafa Nadal Academy by Movistar.

 

Si tuvieras que quedarte con un momento que te haya marcado este último año, ¿ cuál sería?

Personalmente fue muy importante para mí ganar el torneo del Espinar porque acababa de hacer un cambio muy importante en mi vida personal, mudándome de Barcelona a Mallorca. Salieron cambios muy buenos y muy rápidos que no nos esperábamos, era un trofeo que no me esperaba para nada levantar, con lo cual para mi significó un gran cambio en mi carrera y un cambio a bien para creerme que yo podía conseguir grandes cosas.

Has sido uno de los jugadores más destacados en el circuito Challenger esta temporada. El Espinar fue tu primer título, pero luego llegaron dos más.

Ganar en Prostejov sin duda fue un exitazo, venia de un buen Roland Garros y quería cosechar buenos triunfos porque sabía que venía de una buena línea en tierra batida y quería seguir en la misma y después ganar en Caltanissetta fue muy especial, ya que en el circuito Challenger, con lo duro que está, ganar dos torneos seguidos es muy complicado. Me hizo sentir orgulloso de la manera que lo hice, ya que me abrió un poco los ojos y vi que el trabajo que llevaba haciendo desde principio de año, que no acababa de salir, al final daba su fruto.

¿Qué importancia tiene el circuito Challenger en la carrera de un jugador?

El Challenger Tour en general es vital, porque creo que un paso súper importante para cualquier jugador. Es difícil la transición hacia el circuito ATP por el cambio de nivel, y los challengers te ayudan muchísimo. Es un circuito muy competido e igualado pero creo que es súper importante adaptarse a ese nivel para llegar a arriba con las máximas opciones de conseguir grandes cosas.

Todos los grandes jugadores pasaron por el circuito Challenger. Incluso el propio Rafa ganó dos títulos de esta categoría.

Tanto para Rafa como para cualquier jugador creo que es muy importante este circuito. Hay jugadores que pasan de una manera más rápida (como Rafa) y otros que tardan un poco más, pero es un paso que se tiene que dar. Al final la carrera y la línea de cada jugador es diferente y es verdad que cada uno se tiene que adaptar a sus necesidades. Rafa era un crack por eso lo hizo a esa velocidad y destacó también en el circuito ATP tan rápido, pero hay gente que tarda un poquito más de tiempo. Al final creo que es importante que cada jugador se ponga el techo donde él pueda y llegue al máximo y sin duda el circuito challenger es importante para cualquiera.

 

¿Cómo valoras tu primer año como jugador de la Rafa Nadal Academy by Movistar?

Llegar aquí supuso un cambio radical. Volver a Mallorca ya fue un gran cambio, no solo profesionalmente, también a nivel personal. Estar cerca de mi familia era una de las cosas que más me motivaba e indirectamente me ha ayudado muchísimo a nivel profesional estar cerca de ellos. Aquí estoy muy a gusto, he congeniado muy bien con todo el mundo, tanto como los que trabajan siempre conmigo en pista como son Pedro y Tomeu, mi preparador físico Domingo, como todo el equipo de aquí. Estar tan a gusto en el área donde trabajo ayuda mucho a mejorar, es fantástico.

Y además los resultados han acompañado desde el comienzo.

A nivel de resultados este año las cosas empezaron muy bien: gané el Challenger de El Espinar un título que no esperaba ganar. Desde ese torneo creo que he mejorado muchas cosas con el paso del tiempo, y estos últimos meses han sido muy especiales para mí porque he dado el salto en el ranking que estábamos esperando realmente desde hace tiempo.

¿El trabajo ha sido la clave del éxito?

Estábamos trabajando muy bien y había mejorado muchas cosas, pero los resultados no llegaban, pero esto ha sido la confirmación de un año de trabajo muy duro y bien hecho. Tengo un grupo de gente que ha estado involucrada conmigo: eso es algo fundamental y es parte de la clave del éxito.

¿En qué momento te das cuenta de que has dado un salto como jugador?

El momento clave fue en El Espinar porque fui campeón, y porque me di cuenta un poquito de que había dado un cambio y ese cambio era positivo. Ganar te da una confianza y profesionalmente te ayuda muchísimo.

¿Y después de El Espinar?

Después la pretemporada fue muy importante para mí, trabajando cosas que teníamos muy claras que tenía que mejorar. Luego fui a Australia y conseguí pasar la previa. Me sentí bien, era consciente de que el trabajo que estábamos haciendo estaba saliendo.

Y tras jugar tu primer cuadro final de Grand Slam, llegó la primera gran victoria en el circuito ATP.

Sí, para mí fue muy importante mi victoria en el Godó. Fue un partido que gané en el club en el que he estado residiendo y que es como mi segunda casa. Ese partido me abrió un poquito los ojos y me di cuenta de que podía jugar con gente buena.

Y entonces llegó la gran campanada del año con la victoria ante Ferrer en 5 sets.

Así es, luego llegué a Roland Garros que es donde creo yo que llegó el gran cambio. Salí de un partido casi perdido (ante David Ferrer), pero me di cuenta que ya mi manera de jugar y mi manera de afrontar los momentos difíciles era muchísimo mejor. Estaba muchísimo más libre de esos nervios y esa tensión. En eso tiene parte de culpa mi equipo, que me ha ayudado muchísimo en este aspecto.

Y de nuevo llegaron los éxitos.

Sí, después de Roland Garros la rueda ha seguido bien, es verdad. He ganado dos Challengers en Prostejov y Caltasinetta, que son dos torneos muy buenos. Pero con lo más importante con lo que me quedo de este año es con el grupo, con la gente que ha estado conmigo y con el trabajo que hemos hecho en los últimos meses.

¿Qué objetivos te pones ahora a corto plazo?

Entrar en el top 100 era uno de mis objetivos, pero ahora quiero ganar los puntos que me faltan para saber que cierro el año en ese top 100, un objetivo que está relativamente cerca pero se tiene que cerrar. El otro objetivo que tenemos ahora es poder jugar el ATP Next Gen Finals en Milán, porque por lo que se ha dado en los últimos meses me he puesto muy cerca. De hecho ahora estaría clasificado por lo cual este es otro objetivo marcado para la temporada.

¿Qué significa para Jaume Munar formar parte de la Rafa Nadal Academy by Movistar?

Tener la Academia aquí y ser un jugador que reside aquí… ¡Son todo comodidades! En esta academia son todo facilidades y no hay nada que te pueda faltar para dedicarte al tenis si es realmente lo que más te gusta. En mi caso no estudio, pero gente que estudia lo puede compaginar y eso para mí es súper importante cuando estas en edad joven y creciendo como persona. A nivel profesional la Academia es un lujo. Las instalaciones son brutales, la gente que hay es brutal y todo el mundo trabaja en una misma dirección cada día, que es la de ayudar a mejorar a la gente que está aquí.

¿Cómo de importante es el trabajo en equipo?

Es muy importante que el grupo que yo tengo y el grupo de trabajo que haya en la academia en general te haga estar a gusto. Yo estoy súper a gusto aquí, no solo con Pedro Clar y Tomeu Salva, también tengo a mi preparador físico Domingo y mi fisio Pedro. Todo el mundo trabaja con una misma idea, y eso es muy importante. Podría trabajar con uno o con otro, porque estoy a gusto con todos y te pueden aportar diferentes opiniones, algo que siempre ayuda. Si es verdad que hay gente que te puede ayudar más o menos, pero en general la gente en la Academia siempre te saca cosas positivas.                                                                               

La Rafa Nadal Academy by Movistar sigue creciendo y ahora alberga un Challenger.

Como jugador pienso que tener un Challenger en la academia es espectacular, primero porque es mi casa, segundo porque tendrá el nombre de uno de los mejores jugadores de tenis de la historia que es Rafa Nadal, y tercero porque es su casa. Creo que cualquiera que pueda venir aquí a jugarlo, podrá conocer de dónde viene y donde son las raíces de un crack como es él es especial y una oportunidad única. Y después para la gente de aquí tener un torneo cerca de casa pues seguro que es una motivación extra para hacerlo bien

Siempre es especial tener torneos en casa.           

Tener un torneo en Mallorca, sea Challenger, ATP o sea otro pues que es una ventaja porque puedes disfrutar de un entorno casi paradisiaco. Mallorca es un sitio súper bonito y reúne cualquier condición para poder disfrutar del tenis. Desde el clima hasta la gente que lo organiza que seguro que lo hace con muchísimas ganas.