Challenger Tour: donde nacen las estrellas

Nadal - 2003 Segovia4.jpg

A lo largo de la historia reciente del tenis moderno, han sido innumerables los grandes jugadores que labraron su incipiente crecimiento en el circuito a través de los puntos cosechados a través de los buenos resultados obtenidos en el circuito Challenger. Sin ir más lejos, el propio Rafa Nadal destacó en el año 2003 después de sus dos deslumbrantes triunfos en Barletta (Italia) y la tradicional cita de El Espinar (Segovia). Pero antes de Rafa, otros ex números 1 del mundo brillaron con luz propia en eventos que les vieron “nacer” tenísticamente.

En 1994 la ciudad alemana de Dresde vio coronarse en su Challenger a un jugador chileno de 19 años. Se trataba de Marcelo Rios, que con su indómito tenis sorprendió al local Groos para hacerse con su primer título Challenger. Pocos de los que asistieron a la final podían imaginarse que tan solo 4 años después aquel joven chaval iba a convertirse en el mejor jugador del mundo. Años después, en 2001, Marcelo también conquistaría el Challenger de Santiago ante un público entregado que, ya sí, le ofreció tratamiento de estrella mundial.

Justo un año después de que Marcelo Ríos ocupase el número 1 del mundo era un australiano el que rozaba la gloria en el circuito ATP. Aunque la alegría fuese efímera, Patrick Rafter pasaba a los libros de historia tras muchos años de sacrificio. Todo comenzó, precisamente, en el Challenger de Aptos, uno de los eventos clásicos del calendario californiano que se celebraba desde 1988 y que Patrick consiguió ganar en 1993.

En una década prodigiosa en la que el talento tenístico fluía a raudales, la pequeña localidad alemana de Oberstaufen tuvo el privilegio de ver cómo, en 1995, dos descarados jóvenes resolvían la final del Challenger de su ciudad brindando un gran espectáculo a los asustentes. El derrotado fue un joven checo llamado Jiri Novak. Y el vencedor, un mallorquín de 19 años llamado Carlos Moyá. Ese año Carlos también acabaría ganando otro Challenger en Budapest lo que, sumado a otros grandes resultados, le permitió ascender 286 puestos y acabar ese 1995 como el número 65 del ránking ATP.

Andre Agassi, mejor jugador del mundo durante 101 semanas, no comenzó su carrera deportiva ni con 8 Grand Slams ni con una medalla de oro colgada al cuello. Su biografía tenística comenzó a escribirse en 1997 en el angelino condado de Burbank, donde se impuso en el torneo inaugural de un Challenger donde inscribirían también su nombre en años posteriores figuras como Bob y Mike Bryan o el propio Andy Roddick. El propio Roddick también sumó a su palmarés tres títulos Cahallenger, todos ellos cosechados en su propio país y, lógicamente, sobre superficies rápidas. También triunfó en su propia “casa” Lleyton Hewitt, otro ex número 1 del mundo que comenzó deleitando a su afición justo ahora hace dos décadas en Perth. Con tan solo 17 años, Lleyton levantó el Perth Challenger, un evento disputado tan solo por jugadores australianos.

También fue capaz de reinar ante los suyos Gustavo Kuerten. El brasileño, que cuajó una brillante carrera cimentada sobre sus tres títulos de Roland Garros, demostró sus enormes dotes sobre tierra batida en el Challenger de Campinas en 1996 en el que superó en la final a Galo Blanco. Un año después también se llevaría a casa el trofeo disputado en Curitiba. Ese mismo año otra futura constelación tenística concitó la atención de todo el público que se dio cita en el Challenger de Espinho en Portugal: el municipio ubicado en el distrito de Aveiro asistió a la explosión de un joven ruso llamado Marat Safin, que estrenó el palmarés de un torneo que después ganarían en años posteriores figuras como Guillermo Cañas, Gastón Gaudio o Tommy Robredo.

España también ha dejado siempre un sello indeleble en el circuito Challenger, donde otro número 1 comenzó derribando fronteras. Y es que, Juan Carlos Ferrero puso patas arriba el circuito en un año, 1999, en el que fue capaz de conquistar los eventos celebrados en Nápoles y Maia (Portugal). Para conquistar la clásica Napoli Tennis Cup, el jugador de Onteniente tuvo que voltear una final que comenzó perdiendo ante el también español Juan Albert Viloca para hacerse con un trofeo que en la siguiente edición acabaría llevándose David Ferrer.

El “Big Four” se hizo grande en el Challenger Tour

En una época dorada dominada por 4 grandes nombres de la historia del tenis, nunca está de más recordar que los éxitos primerizos del denominado “Big Four” también se forjaron en el contexto del circuito Challenger. Aunque sus 20 Grand Slams han ensombrecido sus orígenes, Roger Federer también puede presumir de poseer en su palmarés un título de esta categoría. Aunque pocos se acuerdan del título, los que nunca se han olvidado de aquella semana fueron Max Mirny, Martin Damm, Michael Llodrá, Rodolphe Gilbert y Lionel Roux, a los que Roger superó aquella semana.

Más prolífica fue la carrera de Novak Djokovic, capaz de lograr tres títulos Challenger en Budapest, Aachen y San Remo en los años 2004 y 2005. Tan solo un año después, el serbio ya estaría ubicado entre los 16 mejores del planeta acumulando una buena nómina de victorias de prestigio. De manera simultánea, Andy Murray experimentó un crecimiento exponencial en su carrera tras arrebatarle la final del Challenger de Binghamton en 2005 al colombiano Alejandro Falla. Ese título, sumado al cosechado en Aptos ante Rajeev Ram le valieron al británico para escalar más de 340 puestos y presentarse en sociedad al planeta tenis. Entre Roger Federer, Rafa Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray suman 8 Challengers, una base sobre la que se cimentarían 52 títulos de GranD Slam y 4 meteóricas carreras que siguen marcando una época.

El actual Top 10 mundial también ha sido una fuente inagotable de triunfos en el ATP Challenger Tour. Mientras que Grigor Dimitrov y Juan Martín del Potro pueden jactarse de haber sumado 4 entorchados, John Isner y Kevin Anderson han levantado 3 cada uno. Por su parte, Marin Cilic, Dominic Thiem o Alexander Zverev decoraron sus vitrinas con dos trofeos de esta envergadura.

La conclusión es clara y meridiana. Todas las estrellas tienen un pasado. Y ese pasado se encuentra en el Challenger Tour. ¿Qué jugadores despuntarán en el Barcelona Open Banc Sabadell? ¿Quiénes serán las estrellas del futuro que pasarán por la Rafa Nadal Academy by Movistar? Los aficionados que se den cita en Manacor serán testigos de una preciosa historia: la historia del tenis.